Informe “Haití”

La opinión pública internacional ha sido conmovida por noticias provenientes de este país en lo referente a pobreza y una clara violación de los derechos Humanos. No es menor que también se haya denunciado por violación a menores a fuerzas militares de otros enviadas desde otros países a Haití para asegurar la paz en la situación interna.

Según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), en el último año al menos 83 personas perdieron la vida —muchas de ellas a manos de la policía— en dos periodos críticos del año (febrero, y desde mediados de septiembre hasta finales de octubre) en un contexto de continuas protestas. Amnistía Internacional verificó varios vídeos que mostraban casos de uso excesivo de la fuerza por parte de agentes encargados de hace cumplir la ley. Varias personas que ejercían el periodismo resultaron heridas o murieron.

Información general

En Haití hubo actos de protesta durante todo el año provocados principalmente por las denuncias de que algunos altos cargos, entre ellos el presidente Jovenel Moïse, estaban implicados en el desvío de hasta 2.000 millones de dólares estadounidenses de ganancias procedentes del petróleo suministrado a Haití por Venezuela en condiciones favorables.

En febrero, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su preocupación por la situación política y económica, así como por el incremento de la violencia y los problemas de suministro de alimentos, combustible, agua potable y atención médica, y creó una unidad para mantener la situación bajo observación.

En octubre, la misión de la ONU de mantenimiento de la paz en Haití llegó a su término, y la Oficina Integrada de la ONU en Haití comenzó a trabajar.

Ese mismo mes, el secretario general de la ONU expresó su preocupación por la crisis política, instó a las partes interesadas a entablar un diálogo y pidió a la Policía Nacional de Haití que desempeñara sus funciones respetando los derechos humanos.

Uso excesivo de la fuerza

Tras semanas de protestas que tuvieron lugar entre mediados de septiembre y finales de octubre, la OACNUDH documentó al menos 42 muertes y 86 casos de personas heridas en el contexto de las manifestaciones. El organismo internacional estimaba que unas 19 de esas muertes se habían producido a manos de las fuerzas de seguridad.

Durante ese mismo periodo, los equipos de investigación y el Cuerpo de Verificación Digital de Amnistía Internacional verificaron vídeos de varios incidentes en los que la policía había utilizado armas menos letales de manera indiscriminada e ilegítima, por ejemplo lanzando gas lacrimógeno desde un vehículo policial en movimiento contra personas que se manifestaban pacíficamente, disparando contra manifestantes con munición menos letal a una distancia sumamente corta y golpeando a una persona. Amnistía Internacional también verificó casos en los que la policía armada con fusiles semiautomáticos había utilizado munición real durante las protestas, lo que violaba las normas internacionales de actuación policial y derechos humanos.

En noviembre, el Parlamento Europeo emitió una resolución urgente en la que pedía a Haití que se abstuviera de hacer un uso ilegítimo de la fuerza contra personas que se manifestaban pacíficamente.

Periodistas, defensores/as de los derechos humanos

En mayo, el defensor de los derechos humanos Pierre Espérance, director ejecutivo de la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos, denunció que distintas fuentes le habían avisado de amenazas de muerte realizadas contra él.

En septiembre, el Comité para la Protección de los Periodistas condenó los disparos efectuados contra Chery Dieu-Nalio, que resultó herido después de que un senador hiciera un disparo al aire cerca del edificio del Senado.

En octubre, el relator especial de la CIDH para la libertad de expresión declaró que estaba especialmente preocupado por los ataques y homicidios cometidos contra periodistas.

Derechos económicos, sociales y culturales

Según el Banco Mundial, de una población de aproximadamente 11 millones de habitantes en Haití, más de 6 millones vivían por debajo del umbral de pobreza, y más de 2,5 millones se encontraban por debajo del umbral de pobreza extrema.

Según información publicada en los medios de comunicación, en varios momentos del año —particularmente durante los periodos de protesta— los hospitales se quedaron sin medicamentos y sin tratamientos esenciales y hubo cortes en el suministro de electricidad y agua.

Derechos Humanos Sin Fronteras espera realizar durante el año 2021 una visita a este país, entrevistarse con organizaciones defensoras de los DDHH en la sociedad civil y también con autoridades de gobierno para los fines de coordinar  la defensa de estos derechos.