DHSF y elecciones en Venezuela.

El 6 de Diciembre de 2020 se han realizado en Venezuela elecciones para elegir representantes a  la Asamblea Nacional, donde se presentaron 14 400 candidatos propuestos por partidos de gobierno y oposición, siendo electos 277 de ellos, quienes asumirán funciones en Enero de 2021.

El evento se desarrolló en forma pacífica  y contó con la presencia de observadores internacionales, entre los que se contaban ex mandatarios y representantes de organizaciones sociales, culturales, políticas y de los derechos humanos provenientes de 3 continentes

Aunque una parte de la oposición llamo a boicotear estos comicios, concurrió a las urnas el 31 % de las personas con derecho a sufragio, acercándose con este porcentaje  a la media que concurre a las urnas en elecciones parecidas en otros países de América Latina. En esta ocasión se utilizó el mismo sistema que hace 5 años permitió a la oposición ganar la Asamblea Nacional, ocasión en que la plataforma no fue cuestionada.

Los principales bloques que presentaron candidatos fueron: Alianza Democrática formada por los partidos de oposición, Esperanza por el Cambio, Cambiemos y Avanzada Progresista. Los partidarios del gobierno estaban representados en el Gran Polo Patriótico, Alianza Venezuela Unida y la Alternativa Popular Revolucionaria, entre otros.

Los comicios se realizaron en forma pacífica y sin incidentes, donde la oposición al presidente Maduro participó con partidos históricos vinculados a la internacional demócrata cristiana y socialista. En ese contexto DHSF ha hecho presente la inconveniencia de desafortunadas declaraciones de altas autoridades de gobierno, como las expresadas por  el presidente de la asamblea nacional constituyente, Diosdado Cabello, en vísperas de las elecciones, que  se pueden entender como amenazas, dañando con ello un proceso electoral cuya legitimidad es avalada por observadores internacionales independientes, muchos de ellos con fuertes vínculos con la oposición al presidente Maduro.

De igual forma nos parece inconveniente que organismos políticos y con otros intereses como la OEA, a la cual Venezuela ni siquiera pertenece, descalifique estos comicios, alentando con ello a sectores extremistas que piden una intervención militar extranjera para derrocar al gobierno de Venezuela, a lo cual los observadores en estas elecciones, encabezados por el expresidente de España José Luis Rodríguez Zapatero, se oponen, planteando, en cambio, un dialogo efectivo entre las autoridades de ese país y todas las expresiones opositoras, hayan o no participado en estas elecciones, llamado al que  DHSF adhiere en forma entusiasta.

En el plano de los DDHH es grato constatar en Venezuela que agentes del estado acusados de participar en violaciones a los DDHH, se encuentran procesados y a disposición de los tribunales para responder por estos abusos, donde también hay condenados y más de mil procesos en curso.

En este contexto lamentamos que organismos que dicen defender los derechos humanos emitan declaraciones apresuradas sin tener constancia en terreno de lo que dicen denunciar, guiados por información de terceros y vinculados políticamente con la oposición de este país. De igual forma lamentamos que el llamado grupo de Lima, compuesto por autoridades de derecha en el continente, emitan declaraciones sin estar en terreno y ocultando que en sus países ocurren graves violaciones a los derechos humanos,  como es el caso de Colombia, Brasil, Chile y otros, donde los agentes del estado, denunciados por graves crímenes, gozan de impunidad otorgada por estos gobiernos.

A diferencia de ellos, DHSF privilegiara siempre la defensa de los derechos humanos, sin entrar en calificaciones o descalificaciones políticas y valorando, cuando sea necesario, a las autoridades que se atreven a procesar y condenar a los violadores de los derechos humanos, sea el país que sea.

DHSF siempre estará por el dialogo y soluciones pacíficas, jamás apoyará ninguna salida de fuerza para superar una crisis política en nuestro continente que, por experiencia histórica, sabemos su costo en vidas y atropellos a los DDHH, por lo cual  estará siempre en contra de golpes de Estado, disfrazados o no, lo que hoy en Venezuela significa, a partir de la desestabilización del actual régimen, aumentar el sufrimiento de su pueblo y provocar inestabilidad en la región.

Derechos Humanos Sin Fronteras, Secretaría de comunicaciones

Buenos Aires, Diciembre 10 de 2020.