Carta del director (S) de Derechos Humanos Sin Fronteras a la presidenta del senado de Chile por situación en el Sahara.

Señora

Adriana Muñoz,

Presidenta del Senado de Chile

PRESENTE

Estimada senadora, con preocupación hemos tomado conocimiento de una carta enviada a usted por un grupo de personas refiriéndose a la situación creada en un paso fronterizo de Marruecos que dice:

“nos dirigimos a usted para expresarle nuestra preocupación por las informaciones difundidas por los medios de comunicación marroquíes sobre su apoyo a la acción unilateral de violación de la cesación del fuego perpetrada por el Reino de Marruecos el 13 de noviembre de 2020 contra los civiles saharauis, en su mayoría mujeres, situación que ha dado lugar a la ruptura de los acuerdos de cesación del fuego concertados por Marruecos y el Frente Polisario”.

Y más adelante agrega:

“El otro aspecto que nos preocupa es la continua violación de los derechos humanos del pueblo saharaui en los territorios ocupados por el Reino de Marruecos. Se trata de una grave situación que ha sido objeto de denuncias sistemáticas por parte de los órganos internacionales de derechos humanos”.

La carta concluye con una solicitud para que:

 “desde el congreso y las instituciones públicas y de la sociedad civil, coherente con lo que ha sido y es la política de estado de Chile sobre la cuestión del Sahara occidental debemos contribuir al cumplimiento de la legalidad internacional”.

El motivo de esta carta no es polemizar con quienes la suscriben, algunos de los cuales con escasa representatividad y otros que, claramente, no se han dado cuenta que el objetivo de esta, más que cumplir el noble objetivo de solicitar a la  ONU para que intervenga en favor de la paz en una zona de conflicto, busca utilizar a una institución tan importante como el senado para levantar verdaderas cortinas de humo con el fin de proteger a un grupo de milicias instrumentalizado por Argelia, que es investigado en tribunales españoles por graves violaciones a los derechos humanos, secuestro de personas y robo de ayuda humanitaria para refugiados, además de su responsabilidad en la mantención de cárceles secretas y participar  en torturas y hacer desaparecer disidentes políticos de su propia organización.

Estas denuncias se encuentran en Tribunales de España, la oficina de la alta comisionada para los DDHH de Naciones Unidas y el informe de Derechos Humanos Sin Fronteras, con nombres, fechas de detención y testimonio de familiares de las víctimas, incluida una carta enviada al presidente de Argelia por la esposa de un detenido desaparecido en Argelia, que residía en los campamentos de Tinduf.

Lo ocurrido en el paso fronterizo, para lo cual se pide la intervención del senado de Chile, es un nuevo montaje para ocultar denuncias por crímenes de lesa humanidad que involucra a los principales dirigentes del Polisario, cuestión que hace reaccionar a quienes, hasta ahora,  han sido sus amigos, como es el caso del  diputado Joachim Schuster, miembro del partido Social demócrata alemán (SPD) y del parlamento europeo que, a raíz de esta provocación en el paso fronterizo, renuncia a la presidencia del grupo de amistad con el Polisario, lo que expresa en una carta donde dice que: “La Acción del polisario de romper la tregua del Cese el fuego es un Portazo a sus seguidores”.

Claramente y como lo percibe el diputado Schuster, la operación provocativa de bloqueo del paso fronterizo responde a objetivos publicitarios, cuestión que, en cualquier país del mundo donde ocurre, obliga a las fuerzas armadas del afectado a intervenir para restablecer la libre circulación de personas, comercio y  vehículos, lo que en este caso ha hecho Marruecos sin tener que lamentar víctimas ni detenidos, demostrando, además, que lo que se buscaba era un efecto noticioso y chantajear con amenazas de guerra, lo que tampoco les resultó  porque, transcurrido más de un mes de estos hechos y aunque a través de la web sus nexos hablan de enfrentamientos y ataques del ejército Polisario en contra de Marruecos, en su desarrollo no hay ni muertos ni heridos, pero se solicita la intervención dela ONU para que concurra a esta guerra virtual y devuelva al polisario la calidad de interlocutor, lo que hace rato perdió, al igual que la confianza de países que lo apoyaban, siendo hoy cada vez menos los que reconocen a esta extraña republica virtual cuyo territorio “liberado”, se encuentra en otro país (Argelia) ya que nunca tuvo existencia en el Sahara marroquí, mientras sus dirigentes, procesados por crímenes de lesa humanidad y su movimiento político quebrado, como lo afirma el ex presidente español (y también ex amigo del Polisario) José Luis Rodríguez Zapatero, además de otras personas y estados progresistas a través del planeta, en cuyo contexto no es menor y debieran considerarlo quienes se dicen de izquierda, que el año 2019 en la IV Comisión de la ONU se presentara el Dr. Nguyen Manh Hung, secretario general de la academia de estudios Políticos Ho Chi Minh de Vietnam para respaldar la propuesta de autonomía regional para el Sahara presentada por Marruecos en la ONU.

Que se intente mezclar una causa limpia como Palestina para atacar a Marruecos, nos parece una falta de respeto no solo a los palestinos, sino al propio congreso chileno, cuyos miembros saben del compromiso permanente de Marruecos con la Causa palestina. El día que este país reanuda relaciones con Israel, el rey de Marruecos conversó extensamente con el presidente de la autoridad nacional palestina Mahmoud Abbas Abou Mazen  sobre alcances y  conveniencia de establecer puentes para la paz en el medio oriente.

Claramente señora Presidenta del Senado, la carta enviada a usted es solo un vulgar intento por confundir y ocultar los problemas de fondo que hoy afecta a la cúpula del Polisario y por extensión a sus valedores en Argelia, como son las investigaciones por crímenes de lesa humanidad, donde el juez que acoge la primera demanda en su contra fue Baltazar Garzón.

En nuestro país los permanentes ataques y descalificaciones personales por parte del representante del polisario en contra de quienes lo critican y en especial a los miembros del gobierno de la presidenta Bachelet y muy especialmente su Canciller Heraldo Muñoz por no reconocer a la RASD, refleja la calidad ética de quienes, sin moral, hablan de moral y tratan de ignorar que sobre este tema Chile tiene claras políticas de estado, como son las relaciones con países que se encuentran reconocidos por Naciones Unidas y no republicas virtuales. Lo cierto es que  lo que se pretende  es ocultar lo que sus propios partidarios denuncian: las acusaciones por crímenes de lesa humanidad y robo de ayuda humanitaria, para lo cual  buscan convertir al parlamento de Chile en cortina de humo para algo tan siniestro como es proteger a verdaderos delincuentes de los derechos humanos.

En la opinión pública, y usted lo sabe Presidenta, existe la impresión que muchas veces los parlamentarios firman acuerdos sin conocer los contenidos de lo que firman. En Derechos Humanos sin Fronteras pensamos que se puede cambiar esa  imagen y por ello les solicitamos que confirmen las denuncias existentes en contra de la cúpula del polisario y vean los testimonios de las víctimas que han permitido que estas denuncias sean acogidas. Si hay parlamentarios que deciden apoyar a este grupo, es su decisión y, con ello, deberán asumir las consecuencias de sus actos, que será aparecer como encubridores de quienes se encuentran  acusados de cometer los mismos crímenes que se cometían en Chile durante la dictadura, con el agregado que, Además, están acusados del robo de ayuda humanitaria.

Poniéndonos a su disposición para aclarar cualquier duda o hacerle llegar la documentación que usted considere necesaria, la saluda cordialmente:

Juan Carlos Moraga D. , Director (S) Derechos Humanos Sin Fronteras

Santiago, 18 de Diciembre de 2020.

Se adjunta a esta carta informe de DHSF sobre el estado de los DDHH en campamentos de refugiados, con detalle de las denuncias y testimonios de las víctimas, con nombres y cargos en el Polisario, lo que se encuentra también en el sitio www.dhsinfronteras.org , sin que hasta esta fecha haya sido desmentido.